El nudo gordiano

12/05/2012

En el año 333 A.C., en Gordión, antigua ciudad del reino de Frigia en Asia Menor, sucedió que un labriego llamado Gordio fue proclamado rey por su pueblo.

El nuevo rey, en agradecimiento, dejó como recuerdo en un lugar visible el viejo carro en el que llego a Gordio, cuando fueron a ofrecerle el trono. Al yugo del mencionado carro, quedó atada una lanza con un enigmático nudo, mundialmente conocido como nudo gordiano.

nudo gordiano

En dicho nudo, no se podían ver los chicotes o terminaciones, con lo cual, era muy difícil saber como se había realizado. Con el paso del tiempo, como suele ocurrir con los nudos que están a la interperie soportando el sol, el viento y la lluvia, el nudo se endureció, aumentando con ello la dificultad para deshacerlo.

Otro oráculo, de los que tan corrientes eran en aquella época, predijo que aquel hombre que deshiciese semejante nudo, tendría bajo su poder el Imperio de Asia Menor.

Un día, Alejandro Magno entró en aquella ciudad montado en su caballo y al pasar por el lugar donde aún permanecía el antiguo carro con la lanza amarrada al yugo del mismo, con tan complicado nudo, y conociendo la historia local y aquel oráculo, se acercó hasta las proximidades del carro donde estaba el famoso nudo y esgrimiendo su espada le dio un certero golpe y lo cortó sin más.

Alejandro cortando el nudo gordiano

De esta manera el joven Alejandro, pensó que cuanto profetizaba el mencionado oráculo se cumpliría a su favor. Sea o no por el oráculo, ya sabemos por la historia que Alejandro conquistó toda el Asia Menor y que llegó con su ejército hasta las puertas de la legendaria India.

nudo gordiano y espada